Sesgos en el Entorno Laboral

Muchas veces, las decisiones que tomamos cuando estamos frente a una «LABOR DE GERENCIA», está mediada por los sesgos que como personas tenemos, ser una Mujer Directiva no nos excluye de esta realidad.

El ser humano posee una estructura cerebral muy compleja.

Por años, siquiatras y psicólogos han desarrollado un sinfín de estudios e investigaciones con el objeto de entender su funcionamiento y relación con la conducta de las personas.

Adicionalmente, el entorno y las experiencias de vida también juegan un papel importante, influyendo en nuestras relaciones sociales.

Todo lo almacenado en nuestra psiquis se manifiesta de forma consciente o inconscientemente, constituyendo una fortaleza, debilidad o amenaza en la integración social.

Algunos estudios en el campo de la psicología expresan que la mayoría de las decisiones que se toman tienen una orientación personal y subjetiva, carentes de alguna lógica consciente.

La «Toma de Decisiones» conlleva a asumir algunas conductas hacia las personas, bien sea de aceptación o rechazo, lo cierto es que suelen estar intervenidas por las «Experiencias Personales».

Pueden ser excluyentes y arbitrarias, de índole psicológico, social, religioso, ético, laboral, etc.

Es lo que conocemos como sesgos.


➤ ¿En qué Consisten los Sesgos?

Concepto de Sesgos

El sesgo cognitivo es un fenómeno inconsciente que tiene su origen, por un lado, en el procesamiento de la información intuitivamente e interactuando con nuestras motivaciones emocionales y morales o la influencia social.

«Esto crea en el cerebro una deformación de los datos procesados».

Algunas definiciones nos indican que los sesgos son las inclinaciones que tenemos hacia las personas con quien nos identificamos de forma natural, lo cual no representa ninguna amenaza en sí misma, salvo que interfiera en las relaciones personales y sociales y, sobre todo, en el entorno laboral.


➤ ¿Sabes cómo tus Decisiones se ven Afectadas por tus Sesgos Cognitivos?

Los sesgos pueden llevarnos a cometer muchos errores, algunos se pueden resolver con cierta facilidad y otros suponen un poco más de complejidad. Estos errores van desde los procedimentales e instrumentales, hasta los que implican la creatividad, el compromiso y los afectos.

Los sesgos pueden intervenir incluso cuando empleamos herramientas o estrategias formales que nos faciliten la toma de decisiones.

Por ello, es imprescindible estar prevenidos y conscientes de nuestros sesgos.

Para saber cómo nuestras decisiones están intervenidas por los sesgos cognitivos, es necesario identificarlos, tomar conciencia de cómo impactan en nuestras acciones y en el ambiente laboral, esto sin duda ayudará a contrarrestarlos.

A continuación, te presentamos algunos de los sesgos más comunes con los que nos topamos en nuestro rol de Mujeres Directivas, así como su impacto en las organizaciones:

► EFECTO HALO
En este caso, la primera impresión del otro se fija y permanece en nuestra percepción. Esta primera impresión puede ser positiva o efecto halo, o también negativa o efecto cuerno.

La apreciación de entrada que hacemos de una persona se extiende a todas sus acciones, siempre serán positivas o negativas, dependiendo del efecto que nos produjo.

► AVERSIÓN A LA PÉRDIDA
En muchas ocasiones, los apegos no nos permiten observar y percibir los avances y cambios que se producen en el torno laboral, bien sea empresarial, tecnológico, gerencial, entre otros.

Esta situación viene dada por el significado que cobra para nosotros el tiempo, la energía y las inversiones financieras que realizamos en algunos asuntos, trayendo como consecuencia, por ejemplo, la negación a desprendernos de proyectos que no responden a las nuevas exigencias del mercado.

Se comienza así un proceso de posponer las valoraciones respectivas, suspendemos reuniones para tal fin, negamos los argumentos que demuestran la inviabilidad del proyecto y, sin darnos cuenta, afectamos el logro de los objetivos organizacionales o impedimos su crecimiento.

► EFECTO MARCO
Como su nombre lo indica, encerramos la percepción de la información en la forma como ésta se presenta y no por el contenido de la misma, nos quedamos en su valoración superficial afectando la decisión final.

Esta situación se ve con frecuencia cuando nos toca tomar decisiones que ameritan altas inversiones. También se presenta con frecuencia en el ámbito publicitario.

► SESGO DE CONFIRMACIÓN
Cuando asumimos como veraces conceptos preconfigurados sobre alguna persona o algún hecho particular, se corre el riesgo de trasladarlo a todas las situaciones que involucren a dicha persona o situaciones similares a las experimentadas con anterioridad.

La información nueva pasa como por una especie de filtro mental que nos lleva a desconocer o rechazar cualquier dato que confronte esos conceptos preestablecidos.

Del mismo modo, nuestros anhelos median nuestras opiniones y, en casos más extremos, determinan nuestras expectativas.

► ANCLAJE
A veces presenciamos o somos protagonistas de decisiones poco creativas para la solución de un problema o evento que se presente, tanto en el contexto personal o familiar o en el laboral.

Esto suele ocurrir cuando nos conectamos con la información ya disponible en nuestro cerebro, es decir, con la información que se manifiesta en el primer momento.

Por lo general, acudimos a decisiones que ya nos han dado resultados positivos en situaciones pasadas y que sean similares a las experimentadas en el presente.

► SESGO DE AFINIDAD
En el entorno laboral, suelen conformarse los grupos de afinidad. En múltiples ocasiones están determinados por la cultura, el nivel profesional, la precedencia, etc.

La dinámica se genera en torno a los grupos tiende a intervenir en las decisiones gerenciales. Existe la tendencia a favorecer a las personas que forman parte de nuestro grupo de afinidad.

► META-SESGO
«Es la negación o la inclinación a no distinguir y hacer consciente los sesgos cognitivos que poseemos». 

Es importante estar atentos a nuestros sesgos para poder iniciar un proceso de superación de los mismos.


➤ ¿Crees que sesgos inconscientes pueden estar influyendo en el reclutamiento, los ascensos y las valuaciones en tu organización afectando la diversidad?

 

Efectivamente, si nuestras inclinaciones se convierten en una barrera para relacionarnos con la totalidad de las personas que conforman el equipo de trabajo, comienza a verse afectado el clima organizacional.

Es cuando sin darnos cuenta etiquetamos, clasificamos o encasillamos a las personas, actitudes éstas que reflejan vivencias pasadas.

Para los estudiosos del tema, tales acciones revelan la información que guardamos en nuestro cerebro de manera inconsciente.

En definitiva, los sesgos cognitivos conducen a la discriminación, toma de decisiones erróneas al momento de promover un trabajador o de contratar al mejor candidato para un puesto o vacante, para un ascenso y, en general, afectan significativamente el liderazgo y la comunicación.


➤ ¿Qué Estrategias se Recomiendan en el Tratamiento de los Sesgos Inconscientes?

Tratamiento de los Sesgos Inconscientes

Como todo lo que implica nuestro autoconocimiento, en primer lugar, debemos ser conscientes de que los tenemos, revisar nuestras reflexiones internas y deshacernos de los estereotipos que originan.

Por ello se recomienda:

  • Practicar la empatía con quienes nos rodean, conscientes que cada cual tiene una visión distinta y tener la madurez suficiente para respetarla. Eso promueve y garantiza la diversidad.
  • Formación en todos los niveles. Es de vital importancia para la organización que el personal sea instruido en el campo de los sesgos inconscientes y la influencia que ejercen en la conducta y el entorno personal, social y laboral.
  • Objetividad.  Una herramienta para identificar si existen sesgos heurísticos en la organización es la revisión del desempeño de personas en departamentos claves. Ello permitirá sanear lo que haya lugar y reconducir los procesos que lo requieran desde una óptica real.
  • Incorporar mas actores en el proceso de toma de decisiones garantiza diversidad de criterios y opiniones. Con esos aportes se facilita el trabajo y promueve la objetividad.

Para finalizar, podemos decir que la mente es un mecanismo fabuloso, nos lleva al éxito o nos impulsa al fracaso.

Lo importante es tomar en cuenta los procesos que pueden afectar las decisiones y el impacto que puedan tener en nuestro entorno.

Deja un comentario