RESILIENCIA: Conoce Todas las Claves

En el siguiente artículo vamos a ver cuales son esas habilidades principales y como podemos potenciar nuestra propia «RESILIENCIA». En definitiva, queremos ver cómo podemos sobreponernos en situaciones difíciles.


➤ Definición de «Resiliencia»

Nos centraremos en el término que se utiliza en las ciencias sociales como psicología o antropología, en general se habla de Resiliencia:

«CAPACIDAD de las personas de sufrir situaciones estresantes y que no les afecte psicológicamente».

En el caso del término más ingeniero y de tipo de materiales la resiliencia se utiliza para determinar la capacidad del acero a recuperar su forma inicial ante los golpes, es una buena metáfora que nos puede servir para las persona, traduciéndola como capacidad de las personas a recuperarnos de los golpes, no físicos sino de la vida y de los traumas.

Otras definiciones las podemos encontrar de la mano de psicólogas como Emmy Werner o Emily Hunter:

Podemos referirnos a la resiliencia como buen desarrollo a pesar de alto riesgo social; mantenimiento de las competencias pese al estrés continuo; y recuperación después del trauma. Emmy Werner (1995)
Esta autora lleva más allá el concepto y determina dos niveles, resiliencia menos que óptima y resiliencia óptima.Emily Hunter (1999)

➤ «Tipos de Resilencia»

Esta claro que hay personas que de forma natural presentan mayor nivel de resiliencia, sin embargo, las últimas investigaciones también demuestran que los comportamientos asociados a la resiliencia pueden ser aprendidos y se pueden incorporar en nuestra personalidad.

Conozcamos los tipos de Resiliencia:

  • «Resiliencia óptima», se da en las personas que tienen mayor capacidad de afrontar la adversidad, son personas con mayor equilibrio emocional frente a las situaciones de estrés y soportan mejor la presión. Podríamos decir que una persona con resiliencia óptima tiene el control frente a los acontecimientos o cambios, se trata de personas con capacidades para afrontar metas.
  • En el caso de «Resiliencia menos que óptima», sería el conjunto de personas que no tienen las habilidades que tienen las personas con resiliencia óptima.

En la psicología positiva se habla de los problemas como retos, y son superados por las personas gracias a la Resiliencia.

Existen distintas circunstancias que favorecerán o no el desarrollo de la resiliencia en cada persona, tales como la educación de las circunstancias familiares y de las relaciones sociales.


➤ La «Resiliencia y la Autoestima»

Uno de los puntos más importantes a la hora de soportar las situaciones de estrés es la «AUTOESTIMA», nuestra habilidad en creer en nosotros mismos y en nuestra capacidad para recuperarnos y superar momentos de crisis.

Para mantener nuestra autoestima es importante recordarnos mentalmente nuestros puntos fuertes y nuestros logros, ello nos ayuda a ser conscientes de que podemos superar otras situaciones.

«La «AUTOESTIMA» es uno de los puntos más importantes para trabajar desde la niñez, ayudar a nuestros hijos a tener una alta autoestima es el primer paso para que desarrollen el resto de habilidades asociadas a la resiliencia».


➤ La «Resiliencia y la Motivación»

Para enfrentarnos a un mal momento es importante buscar «Elementos Motivadores», de los que dan sentido a nuestra existencia.

Si en ocasiones no somos capaces de encontrarlo por nosotros mismos, que mejor que «INVOLUCRAR» a las personas que tenemos más cerca para que nos ayuden.

Contra más propósitos tengamos en nuestra vida, mayor será nuestra «FUERZA» para enfrentarnos a las adversidades.

Ligado con el punto anterior hay que destacar la importancia de tener un círculo de personas cercanas a las que podamos acudir, en muchas ocasiones cuando explicamos un problema a una persona de confianza, de las que nos escucha de forma activa, nos ayuda a poner orden a nuestros pensamientos y a encontrar soluciones, o simplemente a superar la situación.

Hay una parte del significado de resiliencia que va implícito en la «DEFINICIÓN».

Se trata de la «ADAPTABILIDAD», este es un punto que muchas personas lo tienen de forma natural y que les ayuda a ser más resilientes, y que en el caso de no tenerlo es importante desarrollarlo para mejorar nuestra resiliencia. 

Es más, una de las situaciones que crea más estrés se da cuando tenemos cambios, sean de trabajo, de residencia o a nivel familiar, las «Personas muy Resilientes» son capaces de ser flexibles y en vez de oponerse al cambio, tratar de encontrar ventajas.

Las personas que ven el vaso medio lleno, las «OPTIMISTAS», tienen mayor capacidad de mantener su «NIVEL de RESILIENCIA», aunque pasen por circunstancias difíciles, ser optimista o positivo no significa ignorar el problema, pero una visión de que se trata de un momento que pasará nos ayuda a ver la luz al otro lado del túnel, por ello hemos de ver de que manera vemos el futuro con optimismo, es un ejercicio difícil, pero de gran ayuda.


➤ Marcarnos Metas – Ir Paso a Paso

La mejor forma de salir adelante es «FIJÁNDONOS METAS», las persona resilientes se marcan objetivos que ayuden a resolver el problema paso a paso, se felicitan por los logros y ello les motiva a seguir.

Es muy importante el «PASO A PASO», el progreso, no dejemos de actuar, con pequeñas cosas que seguro nos acercarán a la solución:

► VE PASO A PASO
El marcarnos metas y el ir paso a paso nos ayudarán a desarrollar uno de las habilidades más importantes de las personas resilientes, la habilidad de solucionar problemas, esta habilidad nos dará la posibilidad de afrontar un problema con diferentes soluciones, tendremos la capacidad de ver la estrategia a seguir en cada caso.

Mientras trabajamos en la «SOLUCIÓN» por un lado estamos dando solución y salida a la situación actual y por otro lado estamos desarrollando nuestra habilidad de solucionar problemas.

► CUIDA TU SALUD
El «ESTRÉS» suele ser un círculo vicioso, a mayor estrés nos cuidamos menos, descuidamos nuestra alimentación, dejamos de hacer ejercicio de forma regular, dormimos mal y todo ello lejos de ayudar, nos hace sentirnos peor.

Para romper este círculo deberemos centrarnos en nuestro CUIDADO de salud, buscar actividades satisfactorias y mejorar nuestra salud para estar fuertes es un factor clave para mejorar nuestro proceso de resiliencia.

Resumiendo, autoestima, tener propósitos en la vida, cuidar nuestro círculo de amigos, flexibilidad, ser positivos, cuidar nuestra salud, ponernos metas y desarrollar nuestra capacidad para solucionar problemas, son las habilidades que podemos incorporar para mejorar nuestro «NIVEL DE RESILIENCIA».

Es por esto que nunca hablamos de la capacidad de una persona sino de una consecución de habilidades y elementos para conseguir salir reforzado de esa situación y, por lo tanto, aprender de ello.

«Ante la adversidad, las personas llevan a cabo «PROCESOS RESILIENTES» que les ayudarán en el futuro».

Deja un comentario